La historia distingue a Gran Canaria

Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria

La declaración de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria como Patrimonio Mundial de la Unesco ha generado en Gran Canaria, y en Canarias entera, un sentimiento colectivo de satisfacción, de orgullo, de pertenencia y de compromiso que consolida el aprecio de nuestra gente por la tierra, el paisaje y el patrimonio cultural que atesora nuestra isla. Pero además, nos ha unido en un proyecto común del que nos sentimos partícipes quienes gozamos al caminar por la Cumbre o nos maravillamos al redescubrir la cultura de los primeros canarios.

La vida de nuestro pueblo no es una sucesión de hechos económicos, sociales o laborales, en los que participamos de forma anónima, sin que afloren los sentimientos o las emociones compartidas. Al contrario, los grandes avances o las grandes derrotas colectivas se producen por ideas, impulsos y convicciones que movilizan a la mayoría de una sociedad.

Así ha ocurrido históricamente con la ley de puertos francos, la aprobación de los cabildos, la división provincial o la creación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. En todos esos casos se produjo la coincidencia de una necesidad evidente, una convocatoria masiva y una implicación de la mayoría de la población haciendo suya la reivindicación primero y el éxito después. En este sentido, la relevancia y el reconocimiento del  paisaje cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria puede convertirse en una experiencia de referencia que inaugure un nuevo ciclo para nuestra isla.

La enorme inyección de autoestima colectiva para la isla se ha alcanzado como resultado de un trabajo conjunto, en la misma dirección, por parte de todas las personas participantes. En este momento hemos vuelto a ser conscientes de las enormes potencialidades de nuestro territorio cuando hay instituciones con sensibilidad, un proyecto claro compartido por la mayoría social y un trabajo leal en equipo. Hemos conseguido en 4 años lo que en otros lugares se tarda 10 años de media en lograrlo.

La colaboración entre instituciones ha sido realmente ejemplar pese a que se trataba de un proyecto complejo. Además del Cabildo, institución promotora de la iniciativa, han estado comprometidos cuatro ayuntamientos (Artenara, Tejeda, Gáldar y Agaete), el Gobierno de Canarias y el Gobierno de España. Instituciones con gobiernos de distintos signos políticos que fueron capaces de aparcar las diferencias políticas para priorizar el interés general de un proyecto estratégico tanto para Gran Canaria como para Canarias. Pero es que incluso en el propio Cabildo estaban responsabilizadas la práctica totalidad de las áreas, porque un paisaje cultural, incluye, además de los valores de patrimonio arqueológico, los de turismo, medio ambiente, participación ciudadana, sector primario, transportes, igualdad, paisaje y política territorial…

La comisión del Cabildo de Gran Canaria que integraba a todos los sectores, se ha reunido una vez al mes durante estos 4 años, en más de 30 ocasiones, en un trabajo transversal sin precedentes que señala el camino de lo que tiene que ser un Cabildo moderno e innovador, capaz de hacer frente a los retos que afronta la gestión pública y más específicamente la gestión de un territorio insular como Gran Canaria, único en el mundo,  complejo, frágil y con problemas interdependientes.

Mención especial merece la participación de la población en el proyecto. En el territorio  que comprende Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria viven unas 20.000 personas. Poca población en un terreno extenso, accidentado, alejado de los grandes núcleos urbanos y económicos de la isla en el que las condiciones de vida no han sido fáciles y que aún hoy sufre muchas carencias. Unas gentes cuyas demandas no siempre han sido atendidas por las instituciones que sin embargo comprendieron desde un primer momento la importancia del reto que afrontábamos y se comprometieron hasta ser una parte indispensable de la declaración. El cuidado y la preservación de formas de vida ancestrales, su resiliencia, su amor por el territorio y toda la sabiduría acumulada durante años fue puesta, generosamente, al servicio del proyecto, encandilando a los evaluadores de la Unesco.

Pero no solo los habitantes de la cumbre fueron importantes para hacer posible este éxito colectivo. Cuando salimos a recabar apoyos individuales de la población de Gran Canaria, la respuesta fue masiva. Cientos y hasta miles de apoyos diarios se recogían en el portal de participación del Cabildo de Gran Canaria. Y lo cierto es que la ciudadanía siempre responde ante retos decisivos que transforman nuestra realidad o nuestra consideración. Ya sea abarrotando todas las ediciones de la Feria “Gran Canaria me gusta”, las ferias de ganado y ecológicas para comprar productos de la tierra, asistiendo a los eventos culturales como conciertos, celebraciones del día de Canarias,  exposiciones (la de César Manrique en el CAAM está batiendo todos los récords de asistencia) o participando en las campañas de reforestación o de limpieza de playas. Tenemos una ciudadanía activa, comprometida e identificada con nuestras señas de identidad. Está siempre dispuesta a arrimar el hombro cuando se la convoca para cualquier actividad que vaya encaminada a construir un mejor futuro para nuestra sociedad.

En mi artículo de la semana pasada citaba los nombres de algunos de los técnicos y especialistas que tuvieron un papel protagonista en el éxito de Risco Caído. Es solo una pequeña muestra de que el Cabildo de Gran Canaria y el resto de instituciones públicas cuentan con un inmenso capital en sus recursos humanos cuyo compromiso con lo público en ocasiones va más allá de lo profesional.  Una administración y un gobierno eficientes tienen que ser capaces de aunar los criterios políticos con los técnicos para aprovechar todas las capacidades de un personal que cuenta con una excelente formación. En Canarias hemos vivido demasiados casos de megaproyectos innecesarios que no solo se hacían en contra de la opinión de la población sino también en contra del criterio técnico. La colaboración estrecha entre  personal técnico y político asegura asimismo la continuidad y sostenibilidad de los proyectos.

Hoy Gran Canaria puede decir que tiene un modelo de isla defendido por la mayoría de la población, su Cabildo y la mayoría de los ayuntamientos. Un modelo que cuenta con el apoyo inequívoco de una amplia mayoría social que lejos de la retórica se sustenta en un enorme trabajo cotidiano. Importantes proyectos concretos como el de Risco Caído que se van haciendo realidad con la participación de todas y de todos y que están trazando una nueva senda que es ejemplo también para el resto de Canarias. El nuevo gobierno progresista, que garantiza un trato justo y equilibrado a Gran Canaria es una oportunidad histórica para inaugurar una nueva cultura política que nos permita seguir avanzando en la articulación de grandes consensos para mejorar las condiciones de vida de nuestra gente.

Pocas cosas me han hecho sentir tan satisfecho durante los cuatro años de presidencia  en el Cabildo de Gran Canaria como las expresiones de orgullo, emoción, incredulidad, agradecimiento y compromiso que miles de grancanarias y grancanarios han manifestado a partir de la declaración de la Unesco. Son la expresión de una sociedad vertebrada, cohesionada, con un proyecto común que confía en alcanzar metas aún más exigentes en desarrollo sostenible, justicia social, desarrollo tecnológico y educativo y en la defensa de los derechos de Gran Canaria.

La declaración de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria como Patrimonio Mundial puede inaugurar un nuevo tiempo político y social en Gran Canaria y, a la vez,  trazar un camino que podamos transitar conjuntamente todos los que estamos convencidos de que podemos alcanzar un futuro de bienestar y sostenibilidad. Los países reunidos en Azerbaiyán aplaudieron y elogiaron una candidatura que refleja una realidad singular y extraordinaria. Nuestra gente lo merece y juntos vamos a acometer los grandes retos de una sociedad moderna del siglo XXI anclada en el Atlántico.

Insostenible situación de los vecinos de Pozo Izquierdo

La tierra que levantan las obras que se realizan en un terreno próximo a los dúplex están creando problemas de salud especialmente a niños, mayores y alérgicos
La organización nacionalista cree que el Ayuntamiento debería parar la obra hasta que no se garanticen medidas que frenen la polvareda

Nueva Canarias Santa Lucía exige al alcalde del municipio que actúe con contundencia y de forma definitiva ante la grave situación que están viviendo los vecinos y vecinas de Pozo Izquierdo debido a unas obras que se están llevando a cabo en un terreno  próximo a la zona de los dúplex.
Ya hace más de un mes que se iniciaron los trabajos con los que se están  levantando nuevos  invernaderos. Esta obra ha coincidido con los meses más ventosos en la zona, provocando una gran polvareda que termina en los portales, en el interior de las viviendas  y en los pulmones de quienes viven a menos de un kilómetro. En consecuencia, muchas personas, especialmente niños, mayores y alérgicos, están sufriendo serios problemas de salud.
Nueva Canarias respalda las denuncias que han realizado los vecinos y vecinas de Pozo Izquierdo a través de las redes sociales y del propio Ayuntamiento. Y lamenta que el nuevo grupo de gobierno no sepa estar a la altura dando una respuesta  adecuada y contundente.  Por el contrario, afirma que la medida anunciada por el concejal de Obras Públicas, Rubén Bordón, de enviar dos cubas de agua en vez de una, para mojar el terreno y que no se levante la tierra, es un insulto a la inteligencia de los ciudadano, además expresa claramente  que  ha priorizado  el gasto de la obra por encima de la salud de las personas.

Parar las obras
En opinión de la formación nacionalista, el gobierno actual debería exigir a la empresa que implemente las medidas necesarias para garantizar que el infierno que están viviendo los vecinos y vecinas de Pozo Izquierdo se termine de una vez por todas y si la empresa no pone remedio, que considere dar la orden de paralizar las obras.
“Estamos ante varios  problemas de salud pública y no se actúa con contundencia, hay que  parar la obra  y exigir un cierre de la zona con un malla protectora”, afirma Dunia González, portavoz de Nueva Canarias en el Ayuntamiento.

Defensa del interés general

La gestión  diaria tiene que estar marcada por los intereses de la ciudadanía, sobre todo por la defensa de su salud. En este caso Dunia González apunta también a la falta de reflejos del nuevo equipo de gobierno ante la situación que se está viviendo  en Casa Pastores y Sardina por los humos llegados desde varios incendios en los invernaderos en zonas colindantes a los Llanos desde hace ya unas semanas.

Nueva Canarias considera inaceptable la pasividad que el alcalde y sus concejales han demostrado ante estas situaciones que afectan a la salud y la seguridad de la ciudadanía y espera que pronto adquieran la misma habilidad en responder a los problemas de los vecinos y vecinas que la que tienen para salir en las fotos y dar permisos para realizar eventos fuera de regulación.

NC lamenta las secuelas de las «irresponsables» medidas tributarias del Gobierno de Clavijo

Luis Campos, portavoz parlamentario de NC, critica que en la primera mitad de este año las islas hayan sufrido la mayor caída de la última década en la recaudación del IGIC.

Campos asegura que ha provocado un «profundo malestar» el constatar que la realidad de las cuentas en Canarias es peor de lo esperado.

El portavoz parlamentario de Nueva Canarias (NC), Luis Campos, ha lamentado las secuelas de las «irresponsables» medidas tributarias adoptadas por el Gobierno de Fernando Clavijo y ha denunciado, además, que Coalición Canaria incumpliera la regla de gasto por motivos «puramente electoralistas».

Luis Campos ha avanzado que solicitará toda la información disponible por la Consejería de Hacienda, al mismo tiempo que evaluará el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) para analizar la situación financiera real ante las consecuencias de las «irresponsables» decisiones tributarias adoptadas por el gabinete de Clavijo.

«No nos sorprende la reducción de ingresos en la hacienda canaria porque, como lo denunciamos en la tramitación parlamentaria de la ley presupuestaria canaria para 2019, la bajada de los impuestos iba a tener este resultado. Pero lo que sí nos ha provocado un profundo malestar es constatar que la realidad es de mayor calado que el esperado», afirmó Campos.

A modo de ejemplo, refirió que la recaudación del IGIC, en la primera mitad de este año, haya sufrido la mayor caída de la última década. Por lo tanto, prosiguió, «es falso ese mantra de los conservadores que dice que, si se disminuyen los impuestos, hay más recursos en los bolsillos de las familias y se gasta más».

A la preocupación existente en el grupo parlamentario de NC por la negativa situación financiera con la que se ha encontrado el Gobierno del cuatripartito, Campos adujo un segundo motivo. «El aumento del gasto por encima de lo presupuestado, agravado por usar el superávit sin autorización estatal, lo que implica saltarse la regla de gasto; y que fuera para decisiones puramente electoralistas, como la reducción del horario lectivo del profesorado a 18 horas», denunció.

El portavoz nacionalista confió, no obstante, en la responsabilidad y esfuerzo de la Consejería de Hacienda de Román Rodríguez para cuadrar las cuentas y cumplir con la ley de estabilidad para así poner en marcha, de forma progresiva, los compromisos del pacto de progreso.

Nueva Canarias desmiente que el Ayuntamiento de Santa Lucía tenga una deuda de más de 4 millones de euros

La organización nacionalista espera que las afirmaciones del concejal de Hacienda se deban a su inexperiencia en la gestión y no a un intento de confundir a la ciudadanía

Nueva Canarias Santa Lucía desmiente con rotundidad que el Ayuntamiento de este municipio tenga una deuda de más de 4 millones de euros, tal como ha afirmado el nuevo concejal de Hacienda, Marcos Rufo, del Partido Popular.

La situación económica del Ayuntamiento es buena y está saneada gracias a la gestión responsable y transparente que ha realizado Nueva Canarias en los 40 años que estuvo al frente de esta administración.

La organización nacionalista afirma que las facturas a las que hace referencia el concejal de Hacienda se derivan de servicios prestados a la ciudadanía en los últimos meses antes de las elecciones, con procedimiento realizado en su mayoría y con dinero para pagar. Durante ese tiempo la administración, como no puede ser de otra manera, sigue funcionando para que las vecinas y vecinos de Santa Lucía sigan recibiendo todos los servicios (agua, limpieza, alumbrado, personal, etc.). Por lo tanto, se trata de facturas que cuentan con el correspondiente crédito presupuestario para que puedan ser abonadas. Es más, algunas de ellas ya estaban en proceso de pagarse cuando se produjo el traspaso de poderes.

Nueva Canarias espera que las declaraciones del concejal del Partido Popular se deban a su falta de experiencia en la gestión de la administración pública y no a que haya querido confundir intencionadamente a la opinión pública, lanzando un mensaje falso sobre la gestión del anterior grupo de gobierno.

Si el problema con el que se ha encontrado Marcos Rufo es que hay facturas pendientes de iniciar el procedimiento administrativo para pagarlas, Nueva Canarias le recomienda que se ponga a trabajar de inmediato para cumplir los plazos, no vaya a ser que entonces su pasividad sí genere una deuda al municipio.

«Vamos hacia el déficit excesivo por una política fiscal oportunista y electoral»

Entrevista publicada en EL DÍA.ES

Román Rodríguez, vicepresidente y consejero de Hacienda y presupuestos afirma que el «problema gordo» lo tienen en el capítulo de personal «con decisiones que ya no tienen marcha atrás pero sí consecuencias en los próximos ejercicios»

El líder de Nueva Canarias (NC) se encuentra inmerso en el análisis concienzudo del presupuesto en vigor y en ir poniendo las bases de las cuentas de 2020. Román Rodríguez critica sin ambages al Gobierno anterior de CC por adoptar medidas que descuadran los gastos y que pueden llevar a Canarias a incumplir no sólo la regla de gasto, sino también el límite del déficit. Hasta al menos mediados de agosto no se tomarán medidas concretas para corregir el rumbo, por lo que el nuevo Gobierno todavía no está en disposición de tomar decisiones a corto plazo y ni siquiera con qué financiación cuenta para el presupuesto de 2020.

¿Hasta dónde llegan las dificultades con las que se ha encontrado el nuevo Gobierno en el presupuesto en vigor?

Hemos heredado un presupuesto envenenado. La previsión de ingresos está sensiblemente por debajo de los datos provisionales que tenemos y, además, hay algunos gastos que se han hecho a sabiendas de que no había cobertura presupuestaria. Esta condición se precisará cuando dispongamos de toda la información pero es la que ha llevado a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), solo con los datos del primer trimestre, a advertir del riesgo serio de incumplimiento de la regla de gasto. Ahora tenemos también los datos del segundo trimestre y los estamos precisando con un informe que llevaremos al Gobierno en siete o diez días, pero sí hay una seria reducción de las previsiones de ingresos por la prórroga presupuestaria, el enfriamiento de la economía y las decisiones en materia de política fiscal que se han tomado, con bajadas de impuestos en los últimos años que comprometen la estabilidad presupuestaria y que ya habíamos advertido que tendrían consecuencias. Mantenemos que la política fiscal realizada por el anterior Gobierno se manejó de forma irresponsable y eso lo ratifica la Autoridad Fiscal.

¿Y concretamente qué decisiones se tomaron que comprometen el gasto?

Me refiero a la autorización de gastos en relación con la reducción de la jornada laboral de los trabajadores de la sanidad y la educación que, evidentemente, no vamos a revertir, pero que se tomó en plena campaña electoral. El presidente del Gobierno anterior dijo que iba a incumplir la ley haciendo uso de los datos del superávit para llevar a cabo estas medidas. Eso no lo podía hacer el Gobierno y al final no lo hizo, pero sí comprometió el gasto sin los ingresos necesarios porque los recursos del superávit están fuera de la contabilidad y de la capacidad de decisión de la Comunidad Autónoma. Lo que decidió el Gobierno anterior con la conformidad del Consejo Asesor, que no sé si tenía toda la información, fue comprometer gastos sin cobertura. El punto ocho de la disposición adicional decimosexta de la ley de presupuestos de 2019 se ha incumplido de forma flagrante. Hoy con estos datos provisionales de los técnicos de la Consejería de Hacienda estaríamos no sólo incumpliendo la regla de gasto en el primer semestre con la proyección hacia todo el ejercicio, sino que Canarias va a ir hacia déficit excesivo, por lo que no habrá superávit. Por eso hablo de herencia envenenada ya que, además de la desviación ordinaria que suele haber en los grandes servicios públicos, lo que no había era cobertura para esas dos grandes decisiones que ya no tienen marcha atrás, pero sí consecuencias. Todo esto se hizo de forma consciente porque los datos de la AIReF son del primer trimestre y, por ejemplo, la orden de Educación es de mayo.

Pero el Gobierno anterior tomó estas decisiones con la conformidad del Consejo Asesor y con un Ejecutivo central que a día de hoy no se ha pronunciado todavía ¿no?

Lo hicieron sin tener en cuenta lo que ellos mismos establecieron en la ley de presupuestos a sabiendas de que no había cobertura. No se puede decir tan alegremente que se va a utilizar el superávit cuando no hay respaldo legal ni autorización de Hacienda. Rescataré los expedientes que se hicieron en su momento pero algunos de ellos no tienen ni siquiera el informe reglado de la Dirección General de Presupuestos. El Gobierno anterior tuvo en este tipo de medidas un discurso oportunista y por razones estrictamente electorales y al final, pese a la propaganda, hemos heredado un presupuesto que incumple la regla de gasto y con déficit excesivo.

¿Qué implica esta situación para el cumplimiento de los compromisos sociales del nuevo Gobierno?

Tenemos que medir esta situación con precisión absoluta. Ya hemos pedido información adicional a los departamentos que consumen más gasto, los formularios ya salieron a los departamentos correspondientes para tener en los próximos días esa información y comprobar el alcance junto al resto del Gobierno. De esta forma, analizaremos el escenario real y la disponibilidad de crédito no esencial del que disponemos sin consumir o inversiones no afectadas que no se van a ejecutar y que nos pueden servir para desarrollar otro tipo de actuaciones. Tendremos también que usar créditos de la sección 19 -gastos de diversas consejerías- para ajustar los desajustes y ya veremos qué otras medidas. La idea es que a mitad de agosto el Gobierno disponga de un informe definitivo y adopte un acuerdo preciso sobre la realidad y las iniciativas que podamos proponer.

¿Entonces el Gobierno no renuncia a sus compromisos? ¿Tienen temor a precipitarse?

Nos hemos encontrado con dificultades y tampoco podemos adoptar medidas precipitadas ante la irresponsabilidad del Gobierno anterior de tomar decisiones sobre gastos sin ingresos suficientes. Fernando Clavijo presumió en el debate de investidura de haber bajado los impuestos en 470 millones y he pedido un informe sobre eso. Supongo que, bajo esa tesis, a día de hoy hay esa cantidad menos de ingresos en el presupuesto. En su momento compartimos parte de las rebajas fiscales cuando favorecen a las rentas bajas pero tendremos que evaluar la política fiscal cuando llegue el momento. Trataremos de recuperar aquellas decisiones que consideramos irresponsables, inoportunas y con consecuencias con el fin de destinar esos recursos a responder a las necesidades que tienen las administraciones públicas. El problema gordo lo tenemos ahora en el capítulo de personal.

¿De cara al 2020 se tendrá que cambiar mucho el presupuesto en relación con el actual para adecuarlo al programa de este Gobierno?

Espero que no. Al final del proceso realizaré las propuestas pero lo primero que tenemos que saber es en qué situación estamos porque será necesario adoptar medidas correctoras. El problema no sólo está en el presupuesto vigente sino que se consolida el gasto comprometido en los próximos ejercicios. Las medidas que tomemos las acordaremos en el conjunto del Gobierno. Ahora bien, siempre he dicho que es falso que bajar impuestos suponga más gasto social y aquí tenemos el ejemplo.

¿Pero este Gobierno quiere hacer una reforma fiscal en profundidad o solo habrán retoques de algunos impuestos?

Mi propuesta es que antes de tomar ese tipo de decisiones primero habrá que analizar en qué rebajas fiscales estamos de acuerdo como es el caso de la tasa rosa, los alimentos básicos y otro tipo de cuestiones que afectan a las rentas más bajas. No vamos a renunciar a una reforma fiscal en profundidad pero de lo que se trata es de revertir alguna de estas decisiones poco responsables.

¿Entre las decisiones poco responsables a las que se refiere se encuentran subir el IGIC del 6,5 al 7% o restablecer el impuesto de sucesiones y donaciones?

Pudiera ser. Yo en eso no tengo ninguna duda, otra cuestión es que sea la decisión que tomemos en el Gobierno ahora o el año que viene. Tendremos que evaluarlo todo y la propuesta de NC siempre ha sido la progresividad fiscal, también en sucesiones y donaciones porque hay que tener en cuenta el patrimonio que se hereda, pero son asuntos que aún no hemos debatido en el Gobierno.

¿Y los nuevos tributos medioambientales?

No lo hemos discutido todavía. En estas 72 horas que llevamos trabajando lo que nos hemos dedicado es a analizar el estado de los ingresos y los gastos a día de hoy.

¿Y de qué manera van a abordar la política fiscal con las organizaciones empresariales, que se oponen a cualquier subida de impuestos?

Supongo que el presidente convocará al Consejo Asesor y les explicará que la rebaja de medio punto del IGIC ha tenido consecuencias en los ingresos y que compromete la estabilidad presupuestaria de la Comunidad. Espero que el nivel de comprensión que tuvieron cuando se bajaron impuestos también lo tendrán si se suben, una vez que pongamos sobre la mesa los números de verdad y las consecuencias de las decisiones tomadas de manera frívola. Las medidas que adoptemos las explicaremos, evidentemente.

¿El Gobierno quiere recuperar los 470 millones dejados de ingresar por la bajada de impuestos para aplicar sus iniciativas sociales?

Insisto en que no estamos en contra de todas las rebajas fiscales sino de aquellas que se han hecho de forma indiscriminada, sin diferenciar las rentas y sin ningún criterio de progresividad. Se trata de revisar lo que no afecte a los consumos básicos y a las rentas medias y bajas. No descartamos nada pero los tributos los tocaremos si son necesarios porque ahora Canarias ya no acabará el año con superávit y estamos pendientes de la negociación de la deuda del convenio de carreteras, además de que todavía no sabemos si habrá Gobierno central en septiembre o no y presupuestos del Estado el próximo año. Lo que tenemos claro es que no vamos a renunciar al programa social del Gobierno, no tenemos calibrado cuánto necesitamos para empezar a aplicarlo pero la próxima semana ya reuniré a los servicios profesionales de la Consejería de Hacienda para iniciar el proceso de estudio de los presupuestos de 2020 y marcar las prioridades en función de lo que nos envíen los distintos departamentos. En dos semanas espero tener la información precisa tanto de lo que tenemos ahora como de las previsiones de 2020.

¿Cuenta el Gobierno canario con la variable que suponen los 500 millones que adeuda el Estado de los fondos adelantados del convenio de carreteras?

Lo que podemos aspirar en términos políticos es a intentar librar del superávit los 500 millones. Es algo bastante complejo y sería deseable que esta cantidad no fuera finalista, aunque también es cierto que si los liberamos tampoco se pueden gastar en lo que tu quieras por la ley de estabilidad. Ahora estamos en el escenario de negociar para que sean transferidos en varios plazos, recuperando un pacto para desvincular esta cantidad del superávit y, vía convenio, vengan a Canarias en un periodo de tres o cuatro años.

El Gobierno anterior solicitó en la ejecución de sentencia que el tribunal aclarase que esos fondos se puedan destinar a gasto social ¿lo ve viable?

Una cosa es lo que se solicite y otra cosa es que la Audiencia Nacional entre en ese tipo de asuntos, es legítimo que el Gobierno pida aclaraciones pero otra cosa es que los jueces lo hagan. Lo que dirán es que se pague ese dinero sin entrar en otro tipo de cuestiones.

Usted asume también los asuntos vinculados a la Unión Europea y está sobre la mesa el nuevo presupuesto comunitario y un brexit que se presume duro ¿cómo lo afronta?

Mi responsabilidad es la defensa de las singularidades canarias en el marco comunitario, que ahora esencialmente se centra en no perder participación en el presupuesto 2021-2027, sobre todo con el Posei, y la convalidación de las ayudas de Estado de los próximos años. Pero hay malas noticias ya que, por un lado, Alemania se encuentra en retroceso económico con un 0,5% de previsión de crecimiento de su PIB y, por otro lado, la previsible salida dura del Reino Unido de la UE. Esta situación tirará hacia abajo de la economía europea, la devaluación de la libra afectará a la capacidad de compra de los británicos y puede comprometer a las exportaciones agrícolas canarias. En los asuntos europeos estamos preocupados e inquietos por la incertidumbre a la que nos enfrentamos.

¿El pacto alcanzado finalmente en el Cabildo de Gran Canaria consolida el acuerdo autonómico entre PSOE y NC?

La alianza progresista de Gran Canaria en la legislatura pasada alumbró el camino de este pacto de progreso en Canarias. Han habido problemas en la configuración del pacto en el Cabildo que ya están resueltos y graves problemas en algunos municipios que NC?no olvida porque la dirección del PSOE de Gran Canaria puso en riesgo el pacto regional. En el seno del partido se criticó la alianza con los socialistas pero yo aposté por la luz larga, es decir, construir una mayoría alternativa para realizar las políticas que queremos hacer a partir de ahora. Las desconfianzas de los pactos locales no deben quebrar la alianza insular y los problemas en el Cabildo no deben quebrar la alianza canaria. También tengo que decir que este pacto regional no debe impedir el entendimiento entre las fuerzas nacionalistas a medio plazo y ya he dicho en varias ocasiones, por activa y por pasiva, que las diferencias entre los partidos nacionalistas son las políticas y no las personas.

Articularemos un proceso de diálogo social para hacer los cambios que precisa Canarias

El portavoz del grupo parlamentario de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, en el pleno de la investidura como presidente del Gobierno del pacto de progreso, Ángel Víctor Torres, anunció que el nuevo Ejecutivo articulará un “proceso de diálogo social para hacer los cambios que precisa Canarias”. El próximo vicepresidente y consejero de Hacienda afirmó que las cuatro fuerzas progresistas del Gobierno de la X Legislatura (PSOE, Nueva Canarias, Sí Podemos Canarias y la ASG) ejercerán sus responsabilidades para “todo el mundo, con sensibilidad, transparencia, diligencia y, si hay que elegir, gobernaremos para la mayoría” de las personas que viven en las islas.

Con la suma de los votos de Román Rodríguez, Esther González, Carmen Hernández, Luis Campos y Sandra Rodríguez y el compromiso del grupo nacionalista progresista de trabajar con “lealtad, dedicación y firmeza para construir la Canarias que nos merecemos”, según el portavoz; Ángel Víctor Torres fue investido en la sesión plenaria del Parlamento al conseguir la mayoría de los 37 votos del pacto de las flores.
Román Rodríguez, en su turno de intervención, dijo que el acuerdo de las cuatro fuerzas progresistas genera la “confianza suficiente como para conseguir un Gobierno diligente, sensible, transparente, que gobernará para todo el mundo y, si hay que elegir, para la mayoría”, advirtió.

El próximo vicepresidente y consejero de Hacienda se comprometió a articular un “proceso de diálogo con la sociedad organizada” en torno a los ayuntamientos, los cabildos, los sindicatos, los empresarios, las organizaciones no gubernamentales y demás organismos representativos para “hacer posible los cambios comprometidos” por Torres en torno a tres ejes principales de intervención del nuevo Ejecutivo, como son la defensa de Canarias, Canarias, la sostenibilidad y la equidad.

“Tenemos que construir la Canarias que nos merecemos y tenemos una oportunidad que nos podemos perder porque nos unen valores y principios que son fundamentales”, según Rodríguez. Se referió al compromiso de trabajar por la inclusión social atacando los elevados niveles de pobreza del Archipiélago a través de la renta de ciudadanía, por la igualdad de género, la sostenibilidad y contra la crisis climática, la mejora de las listas de espera sanitarias, los servicios de la dependencia y la escolarización de cero a tres años, entre los principales.

En su opinión, el Ejecutivo de progreso debe actuar en todos los frentes para potenciar una economía distinta basada, entre otros, en un sector turístico que fomente la calidad frente a la cantidad y la generación de ingresos, a través de la ecotasa, para hacer más competitiva la principal industria de Canarias.

Para Román Rodríguez, hay un instrumento legislativo clave en Canarias, el Estatuto de Autonomía (EA) que “nos obliga a ejercer el autogobierno, a comprometernos con la gente porque tenemos unos derechos que cumplir”.

En la acción gubernamental del próximo consejero de Hacienda, la colaboración con el Ejecutivo estatal tiene que ser “estrecha y la haremos con firmeza, sin victimismos y con convicción porque tenemos leyes que responden y amparan lo que reclamamos”. Se trata, tal y como puntualizó, del Estatuto, del Régimen Económico y Fiscal (REF) y los derechos contemplados en los presupuestos estatales, que “deben ser respetados”. En esta esfera de intervención, “vamos a defender”, prosiguió, que la nueva financiación autonómica recoja lo conseguido en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 incluido, a su vez en el REF y el EA; la desvinculación de los ingresos tributarios del Régimen Económico y Fiscal.

En el mismo nivel de relevancia situó a las relaciones de Canarias con la Unión Europea con el fin de que los nuevos presupuestos para el periodo 2021 a 2027 mantengan los 500 millones de euros anuales destinados a las islas y las singularidades reconocidas como Región Ultraperiférica.

Nueva Canarias, a través del portavoz, ratificó su compromiso para, en los próximos cuatro años, trabajar por una Canarias “más solidaria, sostenible y orgullosa de sus derechos e instituciones”, enfatizó Román Rodríguez.

Luis Campos (NC) cree que “hay tiempo” para armar un acuerdo de gobernabilidad en Madrid

El coordinador territorial y portavoz parlamentario de Nueva Canarias valora que España, al igual que Canarias, necesita un gobierno de progreso

El coordinador territorial y portavoz de Nueva Canarias (NC) en el Parlamento, Luis Campos, cree que “hay tiempo”, hasta el próximo 23 de septiembre, para armar un acuerdo de gobernabilidad en Madrid y evitar unas nuevas elecciones generales. Campos valora que el Estado, como Canarias, también precisa de un Gobierno de progreso. El dirigente nacionalista apeló a la importancia de cumplir con los derechos de los canarios, mediante el cumplimiento del Estatuto de Autonomía, el Régimen Económico y Fiscal (REF) y los acuerdos presupuestarios, y para el desarrollo social y sostenible del Archipiélago y del resto de España.

Después de que hoy el Congreso de los Diputados rechazara, en la segunda votación, la investidura del candidato socialista a la Presidencia, Pedro Sánchez; los nacionalistas progresistas han hecho un llamamiento a “explorar, hasta el último minuto, todas las opciones que puedan existir para armar” un acuerdo y evitar una nueva convocatoria electoral el próximo mes de noviembre.

Luis Campos hizo hincapié en que, hasta el próximo 23 de septiembre, “hay tiempo para llegar a consensuar” un programa conjunto. En opinión del portavoz parlamentario, el Estado, como Canarias, también precisa de un Gobierno de progreso, capaz de colaborar y mantener un diálogo fluido con el Ejecutivo canario del PSOE, Podemos, NC y ASG.

El dirigente de Nueva Canarias apeló a la responsabilidad y a la importancia de trabajar conjuntamente para que se cumplan los derechos de los canarios. Se refirió al desarrollo del Estatuto de Autonomía, el REF y los acuerdos presupuestarios. También incidió en la necesidad de tener unos nuevos presupuestos estatales en 2020, ya que sus transferencias son decisivas para la elaboración de las cuentas canarias para el próximo año, las primeras del Ejecutivo del pacto de progreso en favor de la equidad, la sostenibilidad y la defensa de Canarias.

Luis Campos sustituye a Román Rodríguez como portavoz parlamentario

Luis Campos asume la portavocía de Nueva Canarias en el Parlamento de Canarias en sustitución de Román Rodríguez, una vez que éste ha tomado posesión como vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias.

Nueva Canarias informó este viernes de este cambio, y de que Sandra Domínguez será la portavoz adjunta y Carmen Hernández permanece como presidenta del grupo en el Parlamento de Canarias.

Las tareas del grupo parlamentario se completan con las funciones ejercidas por Esther González como vicepresidenta primera de la Mesa e integrante, como titular, de diversas comisiones y de la Diputación Permanente, ésta última compartida con Luis Campos.

En relación a las once comisiones permanentes legislativas, Luis Campos y Carmen Hernández se responsabilizarán de las de Educación, Universidades, Cultura y Deportes; la de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud y la de Discapacidad.

Esther González y Sandra Domínguez serán las titulares en materia de Gobernación, Justicia y Seguridad, y para Sanidad y el grupo de trabajo de Turismo, Industria y Comercio.

En la comisión de Presupuestos y Hacienda, Campos compartirá titularidad con Esther González al igual que en la de Economía, Conocimiento y Empleo. El portavoz y la portavoz adjunta darán voz a las posiciones del grupo en materia de Agricultura, Ganadería y Pesca así como en Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial.

La titularidad de la comisión de Obras Públicas, Transportes y Vivienda ha recaído en Esther González y Carmen Hernández. Con respecto a las cinco comisiones permanentes no legislativas, Luis Campos y Esther González compartirán tareas en Control de Radiotelevisión Canaria, General de Cabildos Insulares y de Reglamento. Sandra Domínguez llevará el peso en la del Estatuto de los Diputados y la relativa a Asuntos Europeos y Acción Exterior.

Pacto en el Cabildo

Nueva Canarias y PSOE llegan a un acuerdo en el Cabildo de Gran Canaria e invitan a Podemos

Nueva Canarias, el Partido Socialista y Podemos han cerrado el pasado lunes el acuerdo en el Cabildo de Gran Canaria, justo un mes después de que Antonio Morales tomara posesión como presidente. El nuevo pacto se firma con ocho consejerías para los nacionalistas progresistas, nueve para los socialistas y dos para el partido morado. Además, la Corporación Insular tendrá tres vicepresidencias, una por partido. 

La formación liderada por Antonio Morales (NC) tendrá el control de las consejerías de Hacienda; Presidencia; Desarrollo Económico, Soberanía Energética, Clima y Conocimiento; Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional; Sector Primario y Soberanía Alimentaria; Industria, Comercio y Artesanía; Política Territorial y Paisaje y Medio Ambiente, tal como y adelantó Canarias Ahora el pasado viernes. 

Los de Luis Ibarra (PSOE) trabajarán en las áreas de Política Social y Accesibilidad; Obras Públicas e Infraestructuras; Empleo; Transportes y Movilidad; Deportes; Turismo; Función Pública; Educación y Juventud y Cultura. Mientras que las dos consejeras de Podemos dirigirán Igualdad y Transparencia y Arquitectura y Vivienda. 

Un pacto hecho en Canarias

El pacto de progreso o de las flores, como prefieran, no precisó de viajes a la capital el reino ni apresuradas y frustradas visitas de líderes de partidos estatales a Canarias. Tiene, entre sus características, haber sido decidido en todos sus términos en las Islas, desde la responsabilidad, el acuerdo y la búsqueda de elementos comunes de cuatro fuerzas políticas progresistas.

 Con ese pacto se abre una nueva etapa en Canarias. Con un Gobierno de progreso que asume un cambio político que tiene, entre sus grandes principios, la inclusión social, que todo el mundo disfrute de una vida digna sin que lo impidan motivos económicos, de discapacidad, edad, género, etc.; las políticas transversales para desarrollar una labor más intensa en materia de igualdad y combatir la violencia machista; la sostenibilidad y la lucha contra la crisis climática. También el desarrollo del Estatuto y la consolidación del autogobierno.

 Un eje para el nuevo Gobierno será la orientación hacia un modelo de desarrollo sostenible. Centrados en la economía y en el empleo. Aspiramos a reducir sensiblemente las actuales cifras de desempleo y debemos insistir, en la mejora de su calidad, apostando por una mayor estabilidad y por impulsar concertaciones sociales que posibiliten una mejora en la estructura salarial; lo que estimulará el consumo y reducirá los actuales niveles de pobreza.

 Apostando por la diversificación, por las energías renovables, por la batalla contra la crisis climática. Tenemos que cambiar si queremos un futuro equilibrado, un territorio respetado, un medio ambiente preservado, unas Islas atractivas para quienes nos visitan, pero sobre todo para los que aquí desarrollamos nuestras vidas. Para los hombres y mujeres de Canarias de hoy y de mañana.

 Para ello resulta imprescindible un turismo sostenible. Desde la renovación, la calidad frente a la cantidad, el incremento del gasto en destino y la mejora de la situación laboral de sus trabajadores. También una economía más cualificada, más diversificada y menos dependiente: economía azul, apoyo al sector audiovisual… Y el compromiso firme con una movilidad sostenible, apoyando guaguas y transporte guiado, modalidades públicas y menos contaminantes.

 Integración

Decía que lo fundamental es el empleo. Pero la realidad está plagada de situaciones muy negativas de personas, con y sin empleo, con ingresos insuficientes que les impiden atender sus necesidades básicas. La sociedad canaria no se puede permitir abandonar a esas decenas de miles de personas situadas en la pobreza y la exclusión social. Por eso, de manera progresiva, vamos a implantar la renta de ciudadanía que recoge nuestro Estatuto.

 Por otra parte, impulsaremos un plan de vivienda para el período de 2019 a 2022, que cree un parque público de viviendas de alquiler. Ofreciendo también respuestas inmediatas para personas de escasos recursos que se vean en situación de desahucio. Nos comprometemos a desarrollar el catálogo de servicios, prestaciones y demás compromisos establecidos en la nueva Ley 16/2019 de Servicios Sociales de Canarias, incluyendo sus compromisos presupuestarios y cuya ejecución se realizará junto a cabildos y ayuntamientos.

 En ese marco es determinante el papel que juegan los servicios públicos, esenciales en un Estado social. En sanidad, hay que afrontar la reducción de los tiempos de espera para acceder a la atención especializada o a una prueba diagnóstica o una actividad quirúrgica, mejorar las urgencias y sacar adelante el Plan de Salud y distintas infraestructuras. Por otra parte, pretendemos desarrollar la Ley Canaria de Educación para garantizar una educación de calidad. Centrada en la infantil de cero a tres años, la Formación Profesional y el bilingüismo.

 La dependencia también tiene que dejar de ser noticia negativa. Resulta imprescindible superar la actual situación que incumple un derecho de ciudadanía, que daña a las personas afectadas y que hace que los cuidados de los dependientes recaigan sobre los familiares, fundamentalmente las mujeres.

 Defendemos una orientación transversal del conjunto de las políticas que deben siempre tener en cuenta que somos una sociedad en proceso de envejecimiento, en la que cada vez habrá mayor porcentaje de personas mayores que precisan de actuaciones adecuadas en todos los ámbitos: sanitario, vivienda, ocio, etcétera. Todo ello en el marco de una sociedad canaria inclusiva. Eliminando las barreras físicas y mentales que continúan impidiendo la plena integración social, educativa y laboral de las personas con diversidad funcional.

 Para que esas políticas sean posibles es imprescindible contar con recursos suficientes, priorizando el gasto, mejorando la eficiencia con una buena gestión, exigiendo el uso del superávit por parte de las administraciones cumplidoras. Con una fiscalidad progresiva y justa, a la que contribuyan más lo que más tienen y sin que se afecte a las clases medias y trabajadoras.

 Canarias-Estado

El desarrollo de la agenda Canarias-Estado y la de Canarias con relación a la Unión Europea (UE) constituye otro de los ejes del Acuerdo para un Gobierno de Progreso y de Cambio para Canarias. Desde el nuevo Ejecutivo canario pretendemos abordar todos esos relevantes asuntos desde el diálogo, sin victimismo y con lealtad institucional, pero también desde la más absoluta firmeza en la defensa permanente de los derechos sociales, económicos y políticos de Canarias. Además, en el ámbito canario nos corresponde cumplir y desarrollar el Estatuto de Autonomía, que tiene muchas potencialidades.

 En el caso de la UE, desde la defensa de las singularidades canarias como región ultraperiférica. Trabajando coordinadamente con el Gobierno del Estado, para que, en el nuevo marco financiero comunitario para el periodo de 2021 a 2027, Canarias no vea reducido de forma significativa el importe de los fondos estructurales y de cohesión. Y el mantenimiento del presupuesto actual del Programa de Opciones Específicas por la Lejanía y la Insuaridad (Posei) en el nuevo marco presupuestario de la política agraria común.

 En de las relaciones con el Estado, exigiendo el cumplimiento de lo estipulado en las leyes de Presupuestos de 2017 y 2018, el mantenimiento de la separación de los recursos del Régimen Económico y Fiscal (REF) si se produce una nueva financiación autonómica, el cumplimiento de REF en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020 y, asimismo, de la sentencia con relación al convenio de carreteras Canarias-Estado. Haremos todo, como señalé en el debate de investidura, en estrecha colaboración con cabildos y ayuntamientos de las Islas, con los sindicatos y el conjunto del empresariado, con las organizaciones sociales.

 El Gobierno de progreso que preside el socialista Ángel Víctor Torres ha levantado muchas expectativas en la sociedad canaria. Por los deseos de cambio. Por sus compromisos sociales, económicos, medioambientales y fiscales. Nueva Canarias (NC) forma parte de éste con la seguridad de que servirá para defender consecuentemente ese conjunto de políticas transformadoras que Canarias y su gente necesitan para superar sus actuales déficits y construir un futuro mejor para todos los hombres y mujeres de esta tierra. Desde un pacto y un Ejecutivo hecho en Canarias y pensado por y para Canarias.

Román Rodríguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias y presidente de Nueva Canarias.