El grito valiente de Greta Thunberg

Dunia González Vega
Presidenta de la Mancomunidad del Sureste

Esta semana celebramos en el teatro Víctor Jara el Seminario Internacional de Comarcas Sostenibles. Hace catorce años, cuando lo organizamos por primera vez los ayuntamientos de la Mancomunidad del Sureste, Greta Thunberg era una niña de dos años que estaba aprendiendo a hablar. Esta adolescente sueca comenzó hace un tiempo a manifestarse frente al Parlamento de su país para pedir al poder político que tomara medidas para frenar el cambio climático. Pero a Greta no le hacían caso, y su ejemplo fue seguido por otros jóvenes de toda Suecia y salió de las fronteras nórdicas. Hace dos semanas estudiantes de muchos países del mundo se manifestaron en contra del calentamiento global, movilizaciones que también vivimos en Canarias.

Los datos son claros: desde mediados del siglo XX los gases de efecto invernadero en la atmósfera, (provocados por la combustión de fósiles por las fábricas, los coches, la producción de electricidad, el uso del gas o de los fertilizantes), están causando un peligroso incremento de la temperatura de la tierra, un calentamiento de nuestro planeta que provoca consecuencias negativas en nuestra salud, en nuestra economía y en el planeta.

Desde que nació el Seminario Internacional de Comarcas Sostenibles nos planteamos el problema del cambio climático y hemos invitado a personas de distintos países y continentes para conocer proyectos innovadores de que buscan el desarrollo sostenible. Mantenemos la filosofía inicial: creemos que es posible el desarrollo económico y social sin castigar nuestro planeta. Y lo demostramos en los ayuntamientos de Agüimes, Ingenio y Santa Lucía con nuestras políticas de residuos, nuestra depuradora, nuestros parques eólicos…

En la última cumbre del clima celebrada en la ciudad polaca de Katowice, la joven Greta Thunberg pronunció un discurso que dejó callados a los líderes mundiales. Denunció que “Nuestra civilización está siendo sacrificada para que unos pocos tengan la oportunidad de seguir haciendo grandes cantidades de dinero”. Y retó a los gobernantes: “El cambio está llegando, les guste o no”.

Greta tiene razón, el cambio está llegando gracias a esos estudiantes que se manifestaron también en Canarias, el cambio está llegando gracias a los proyectos que estos días escuchamos en el seminario. El cambio está llegando porque reducimos residuos, reciclamos y reutilizamos. El cambio está llegando porque estamos utilizando energías limpias como el sol y el viento. Porque en el sureste grancanario pensamos en lo global y actuamos en lo local, porque entendemos que la vida en la tierra, sin la tierra es imposible. Desde el Sureste seguiremos escuchando el grito valiente de Greta Thunberg, porque ya estábamos trabajando contra el cambio climático antes de que la pequeña Greta comenzara a hablar.