ESPAL 2018

Dunia González, alcaldesa de Santa Lucía

No miremos para otro lado

Desde su nacimiento el ESPAL denuncia las injusticias, el hambre, las guerras, los muros, las invasiones, el racismo, la explotación infantil, el machismo y todas las violaciones de los Derechos Humanos que desgraciadamente se siguen produciendo en todos los rincones del mundo. Lo hemos dicho muchas veces, no nos puede gustar un sistema que permite tantas injusticias y tantas violaciones de Derechos Humanos. Y no queremos mirar para otro lado, por eso nuevamente en abril vuelve el ESPAL.

En este XXVIII Encuentro de Solidaridad con los Pueblos de África y Latinoamérica ponemos la mirada en las violencias del sistema que causan todas esas injusticias. La violencia económica que permite que ocho personas en el mundo acumulen tanta riqueza como la mitad de la población mundial: 3.600 millones de personas. La violencia contra la infancia que recluta a niños y niñas en las guerras, y permite la explotación laboral infantil en muchos países del Sur y en los últimos años la pobreza y exclusión social de menores en los países occidentales. La violencia contra el medioambiente que deja fuera de sus tierras y arrasa las culturas de pueblos indígenas para imponer megaproyectos de infraestructuras de multinacionales energéticas. La violencia machista que en muchos países se perpetúa incluso en los códigos penales que encarcelan a las mujeres que no se someten a los hombres o imponen prácticas como la ablación.

Y entre todas las violencias una que sigue provocando muertes masivas en muchos países: el hambre y la desnutrición. El que fuera relator especial de la ONU sobre el derecho a la Alimentación entre 2000 y 2008, Jean Zigler, escribe que : “quien muere de hambre es víctima de un asesinato”. Porque hay recursos para toda la población mundial y las potencias económicas siguen incrementando los gastos militares. Según el Instituto de Investigaciones para la Paz de Estocolmo (SIPRI) ya en 2016 se superó la cifra en gastos de armamento más alta desde el final de la Guerra Fría: 1,69 billones de dólares.

Pero no se trata de quedarnos en la queja, un año más planteamos soluciones. El propio Ziegler defiende la necesidad de “democratizar el planeta”. Coincido con esa reflexión: contra las injusticias es necesaria más democracia. Entiendo por más democracia más participación de la gente en las decisiones colectivas, hay que gobernar escuchando a la gente en la calle y en las instituciones. No se debe gobernar al dictado de los poderes económicos

Vuelve el ESPAL en la calle con la Feria del Libro Solidario, y regresa Educa-Espal sembrando conciencia solidaria en nuestros centros educativos. Y celebraremos el II Foro Internacional de Derechos Humanos, Justicia Social y Activismo al que llegan los vientos del 8 de marzo con voces feministas de diferentes . Vuelve el ESPAL para escuchar voces que quieren denunciar las injusticias y contribuir a cambiar el mundo, vuelve el ESPAL para escuchar a la gente que no quiere mirar para otro lado.

Programa Espal 2018

Descargar Programa Espal 2018 (PDF)