Los juzgados no se consiguen con mentiras

Cualquier persona, aunque no haya estudiado arquitectura, sabe que la mentira es un mal cimiento para cualquier construcción, y que es mucho más dañina aún, cuando se trata de construir ciudadanía.

Ante la noticia difundida por AV-SLT y PxSL, sobre el logro de los juzgados para Santa Lucía, aclarar que estamos ante una nueva y escandalosa MENTIRA. Es falso que se haya logrado nada. La imagen con el texto de la Consejería de Presidencia en la que se nombra a Santa Lucía de Tirajana, corresponde al año 2008 y no se ha modificado desde esa fecha.

Queda claro ese absurdo y lamentable ejercicio de manipulación, pues en el mismo párrafo que utilizan para justificar esa mentira, habla de “la satisfacción del Gobierno sobre la evolución de las obras del nuevo Palacio de Justicia de Las Palmas…” Un Palacio que finalizó sus obras hace años y que está funcionando desde enero de 2014. O cuando en el párrafo siguiente, la Consejería presume que “tras asumir Canarias las competencias en materia de Justicia en 1997, en tan solo 11 años (ES DECIR, EN 2008) hemos incrementado la plantilla en un 57%…”.

Verdaderamente patético, que este partido intente engañar una vez más, afirmando que gracias a su gestión se va a “Traer el Palacio de Justicia”: la única gestión que ha hecho este grupo es copiar una pantalla de la web de la Viceconsejería del Gobierno de Canarias de hace 10 años y presentarla a los ciudadanos como si fuera actual. El que a pie de página aparezca la fecha de hoy, no es porque se haya publicado este día. Esa fecha corresponde a la fecha de navegación, no de publicación.

Lamentamos profundamente que no sea cierto. Porque si hay alguien que ha luchado por traer el partido judicial a Santa Lucía ha sido NC, que cuando nadie creyó que eso fuera posible, lo logramos en la etapa de Silverio Matos como Alcalde. Lamentablemente con la llegada de la crisis, el Gobierno Canario decidió no desarrollar los nuevos partidos judiciales y optó por la concentración en los Juzgados ya existentes. Aún así, hemos seguido peleando y seguiremos luchando para que los Juzgados lleguen a Santa Lucía, pero no desde la mentira, sino desde el trabajo serio y riguroso que sabemos hacer.