Nueva Canarias pregunta en el Senado a Rajoy por las camareras de piso.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado hoy que no se identifica con las peticiones de algunos miembros de su partido de hacer una huelga a la japonesa el 8 de marzo, al tiempo que se ha comprometido a mejorar las condiciones laborales de las camareras de piso, las llamadas “kellys”.

En respuesta a la pregunta de la senadora de Nueva Canarias María José López Santana sobre los compromisos concretos que va a adquirir el Gobierno para mejorar las condiciones sociolaborales de las camareras de piso en esta legislatura, Rajoy ha afirmado que el Ejecutivo aprobará la inclusión de algunas enfermedades profesionales en el cuadro del sector de la hostelería, como la del síndrome del túnel Carpiano.

El presidente del Gobierno se ha comprometido a recibir al colectivo que representa a las camareras de piso en Moncloa y ha dicho que tiene “buenas intenciones” para mejorar sus condiciones sociolaborales.

Cuando la senadora le ha reprochado que algunos miembros de su Gobierno pidan hacer una huelga a la japonesa el 8 de marzo y le ha recordado que entonces estas mujeres deberían hacer 80 camas al día en vez de 40, el presidente del Ejecutivo le ha respondido que no se reconoce en esas afirmaciones.

“No me reconozco en la afirmación de huelga a la japonesa que ha hecho algún miembro de mi partido”, ha afirmado Rajoy durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, aseguró el 21 de febrero que celebrará el 8 de marzo trabajando con las mujeres y que afrontaría ese día como “una huelga a la japonesa”, haciendo más horas.

López Santana ha aseverado que la jornada laboral de las camareras de piso que trabajan en el sector turístico ya “es una huelga a la japonesa diaria” y le ha recordado que el 90 % sufre trastornos musculares y esqueléticos y la mayoría padece ansiedad.

Ha relatado el trabajo de las denominadas “kellys”, que tienen que hacer 20 habitaciones de hoteles o apartamentos en 12 minutos y tiran de carros de limpieza de casi 100 kilos, para cobrar entre 2 y 3 euros diarios.

“Pocas llegan a la edad de jubilación y las más tienen una pensión irrisoria”, ha dicho la senadora, que ha puntualizado que conoce este ámbito porque es hija, prima y sobrina de camareras de piso.

“Yo lo llamo crueldad laboral y explotación laboral. Díganle que hagan huelga a la japonesa y que así es como se defienden los derechos de las mujeres”, ha lamentado.

El presidente del Gobierno ha reconocido que se trata de un colectivo “al que le debemos mucho” y le ha agradecido los datos que ha ofrecido porque “me han impactado y vamos a hacer caso en esto”.

Rajoy ha recordado que uno de los acuerdos pactados con Nueva Canarias para apoyar los Presupuestos Generales del Estado de 2017 se refería a la creación de una mesa tripartita por la calidad del empleo en Canarias, cuya primera reunión ha tenido lugar en febrero.

Ha señalado que su Gobierno está dispuesto a mejorar “especialmente” el cuadro de enfermedades profesionales del sector de la hostelería así como reconocer y acreditar competencias adquiridas en el ámbito de la formación profesional e impulsar medidas para prevenir los riesgos laborales, también en materia psicosocial.

En el mismo sentido ha dicho que también aumentarán probablemente las plantillas de la Inspección de Trabajo para frenar la explotación laboral y que se acometerán nuevas campañas de inspección.

La senadora de Nueva Canarias ha dicho: “recojo el guante”, y ha añadido que puede contar con la ayuda incondicional de su formación para mejorar las condiciones de este colectivo, que representa a 15.000 mujeres en Canarias y a casi 200.000 en toda España.

El vídeo dura 13 minutos, pero vale la pena